Estudiar con profesores nativos tiene numerosas ventajas. ¿Cuáles? ¡Hay muchas! Aquí te proponemos algunas:

  • Los profesores nativos no tienen que estar pendientes de la gramática. El resultado es que es más fácil que sus clases suelan ser más relajadas y por lo tanto, divertidas para los alumnos.
  • Los profesores nativos tienen más vocabulario y dominan más expresiones, sobre todo coloquiales. Otra ventaja es que al estar en contacto con sus raíces, actualiza su vocabulario.
  • Los profesores nativos suelen tener diversos acentos, que facilitan el aprendizaje y la comprensión del idioma cuando tengas que usarlo, ya sea en tu lugar de trabajo, tus vacaciones o allá donde vayas.
  • Por último, un profesor nativo puede enseñarte las costumbres de su país, no solo el idioma. Las lenguas están muy vinculadas a la cultura de los países donde se hablan,  por lo que es importante conocer el contexto del país.